Aulas Abiertas

La Orden de 24 de mayo de 2010, de la Consejería de Educación, Formación y Empleo, regula la autorización y el funcionamiento de las aulas abiertas especializadas en centros ordinarios públicos y privados concertados de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

Actualmente, en nuestra Región existen 139 aulas abiertas (92 de infantil/primaria, 45 de secundaria y 2 de PVI), con previsión de aumento, que dan respuesta al alumnado con necesidades educativas especiales graves y permanentes, que precisan de apoyo extenso y generalizado en todas las áreas del currículo, siendo una medida educativa de carácter extraordinario que tiende a llevar a la práctica los principios de normalización e inclusión.

Este modelo educativo favorece una intervención individualizada, ajustada a las necesidades educativas de cada alumno, facilitando la adaptación del currículo y el uso de metodologías específicas, que implican una supervisión y ayuda más diferenciada en la realización de sus actividades, así como la organización y adecuación del espacio, que difícilmente se pueden dar en un aula ordinaria, todo ello en un entorno escolar lo más normalizado y lo menos restrictivo posible.

El aula abierta será atendida por un/a maestro/a especialista en pedagogía terapéutica, que será el/la tutor/a del grupo, dedicándole la totalidad de su horario; por un/a especialista en audición y lenguaje, en el horario que corresponda y por un/a auxiliar técnico educativo. Además, el alumnado recibirá docencia de los especialistas en educación física, música y religión o, en su caso, alternativa.

El alumnado escolarizado en un aula abierta tendrá un grupo de referencia ordinario, el cual viene determinado por su edad cronológica y su nivel de competencia curricular, pudiendo ser dicho grupo de hasta dos cursos inferiores a su edad.

A través de este ENLACE podréis tener acceso a un documento de consulta en relación al funcionamiento de las Aulas Abiertas

Esta modalidad de escolarización pretende:
  • Crear un entorno normalizado, proporcionando oportunidades de interacción, y potenciando una estrecha relación con la comunidad educativa.
  • Realizar un trabajo centrado en el aprendizaje de tipo procedimental y en la adquisición de estrategias útiles para que el alumnado pueda desenvolverse de forma autónoma en distintos contextos de su vida cotidiana.
  • Mejorar la calidad de vida del alumnado que asiste y la de sus familias.
  • Promover la atención a la diversidad desde perspectivas inclusivas, que favorezcan el desarrollo integral del alumnado con necesidades educativas especiales y que promuevan actitudes y expectativas positivas hacia la diversidad.
  • Potenciar su inclusión y participación en la dinámica del aula de referencia en particular y del centro en general, compartiendo espacios y actividades con el resto de sus compañeros, siendo esto imprescindible para su desarrollo integral.