Unidad Terapéutico Educativa

Quiénes somos Qué hacemos Materiales

¿Quiénes somos?

La Unidad Terapéutico Educativa surge en el marco de la resolución 30 de noviembre de 2015, por medio de la cual se establece un convenio de colaboración entre el Servicio Murciano de Salud (Salud Mental) y la Dirección General de Innovación Educativa y Atención a la Diversidad, de la Consejería de Educación y Cultura.

Somos un equipo de profesionales que trata de atender una realidad creciente en nuestras aulas, relacionada con la intervención con el alumnado con Trastorno Grave de Conducta. Nuestro principal objetivo consiste en proporcionar las medidas, los ajustes y los cambios necesarios que propicien la disminución (y en algunos casos la eliminación) de las conductas más desadaptativas, así como la implementación de otras habilidades más adaptativas que mejoren la convivencia escolar y socio-familiar, desde la intervención educativa y clínica.

Actualmente, la Unidad está formada por:

  • Un orientador como director de la unidad, al mismo tiempo director del EOEP específico de autismo y otros TGD
  • Dos maestras especialistas en Pedagogía Terapéutica
  • Tres psicólogos clínicos

Contemplar todos los contextos de desarrollo del alumno/a y el número de agentes implicados nos lleva a una necesaria coordinación con todos los profesionales que intervienen. Con tal fin, el trabajo en red se ha convertido en una herramienta útil que, de manera natural, ha quedado incorporada a la filosofía de trabajo de la UTE.


¿Qué hacemos?

El principal objetivo de las intervenciones de la UTE está relacionado con la necesidad de dar asistencia clínica y/o pedagógica al alumnado que haya recibido el diagnóstico de trastorno grave de conducta, con independencia de que tales conductas desajustadas sean de tipo externalizante (por ejemplo: conducta agresiva, desafiante, oposicionista, disocial o hiperactiva), de naturaleza internalizante (por ejemplo: quejas somáticas o conductas del espectro ansioso-depresivo) o de características mixtas (por ejemplo: problemas atencionales o de la esfera del pensamiento).

El propósito será, en todos los casos, tratar de lograr que la esfera educativa se vea afectada lo menos posible, de manera que no se produzca una ruptura biográfica que introduzca mayor cantidad de malestar en la vida de la persona.

Las principales funciones a desarrollar desde los ámbitos de la Pedagogía Terapéutica y la Psicología Clínica pueden ser consultadas en el enlaces habilitado, sin perder de vista que una buena parte de nuestras intervenciones son multiprofesionales y requieren la participación de equipos de trabajo que incorporen a un representante de cada campo profesional.

Proceso de derivación

Desde el Servicio Murciano de Salud, Política Social y la Dirección General de Innovación Educativa y Atención a la Diversidad se ha elaborado un formulario de derivación a la UTE.

Este formulario, que ha de ser cumplimentado por los equipos específicos de la Región de Murcia, es enviado a la comisión específica, encargada de analizar la situación del alumno o la alumna de que se trate y de valorar una posible derivación a la UTE.

Nuestro marco de actuación a nivel educativo queda recogido en la “Resolución 15 de abril de 2016, de la Dirección General de Innovación Educativa y Atención a la Diversidad, por la que se establece un protocolo para la evaluación e intervención ante conductas problemáticas en alumnado con necesidades educativas especiales derivadas de discapacidad intelectual”. Es en dicha resolución en la que se deja constancia del prototipo de actuaciones que hay que desarrollar en relación al alumnado con Trastorno Grave de Conducta, quedando la intervención enmarcada en el Plan de Apoyo Conductual Positivo.


 

Orientaciones y materiales específicos


 

A la hora de desarrollar nuestra intervención en el contexto educativo, los materiales se convierten en medio fundamental para alcanzar los objetivos propuestos.

Desde nuestra unidad os ofrecemos una serie de breves apuntes que se pueden considerar a la hora de desarrollar un Plan de Apoyo Conductual Positivo (PACP), con algunas sugerencias de actuación conductual que resultan generales y que se deben adecuar a las necesidades particulares y específicas de cada alumno/a.

De mismo modo, en el apartado materiales específicos se proporcionan modelos de los que podremos hacer uso para alcanzar los objetivos que nos hayamos propuesto. Se trata de materiales que nos ayudan a implementar una metodología común (actuaciones que han de seguir todos los que interaccionen con el alumno/a) y a incorporar metodologías específicas (de conducta adaptativa y autocontrol).

Materiales específicos

Proporcionamos materiales, elaborados desde nuestra unidad, para desarrollar las medidas preventivas que se introduzcan en el Plan de Apoyo Conductual Positivo y algunas sugerencias de materiales elaborados para el contexto familiar.

Los materiales están organizados por bloques, situándolos dentro de las metodologías específicas.